Cultivo de unas setas

Es mejor prevenir que curar.

La base para el cultivo de unas setas sanas es un compost bien pasteurizado y tierra de cobertura pura. Mediante unos buenos filtros de esporas, salas de cultivo bien selladas y una correcta monitorización, los cultivadores deberían ser capaces de limitar el uso de agentes químicos de control a un mínimo. No solamente se trata de un ejercicio eficaz de reducción de costes, sino que también beneficia la reputación del sector en su conjunto.

 

Una higiene escrupulosa dentro y alrededor de la granja es de suma importancia. Los cultivadores no deberían esperar hasta tener que utilizar agentes fitosanitarios para luchar contra las plagas y las enfermedades. Una higiene correcta puede resultar suficiente para garantizar la prevención correcta sin obligar a curar mediante diferentes pesticidas.

 

Descubrir nuestros productos