Existe una manera sencilla de capturar peces sin capturar enfermedades

El agua del mar es una mezcla compleja de un 96,5 % de agua, un 2,5 % de sales y cantidades más reducidas de otras sustancias, como jaulas y redes para el cultivo de salmón. La manipulación y el transporte de estas redes suponen una fuente potencial de infecciones y de propagación de enfermedades. Las enfermedades pueden causar serios problemas en las piscifactorías. Pueden determinar las poblaciones de peces o hacer los productos del piscicultor no comercializables. El descubrimiento de enfermedades exóticas en piscifactorías puede provocar inmensas pérdidas económicas vinculadas a cuarentenas nacionales y regionales y la erradicación de peces. Piscicultores capaces de documentar el estado de salud de sus peces tienen una ventaja competitiva hacia los clientes y los reguladores, quienes reconocen los beneficios de un producto más seguro. Dichas ventajas pueden conseguirse realizando cambios relativamente sencillos en las prácticas de gestión de la piscifactoría y así prevenir la introducción y la propagación de enfermedades.

 

Una forma de propagación de enfermedades son las jaulas y las redes en el agua del mar. Para la higiene de dichas jaulas y redes, CID LINES desarrolla y produce diferentes productos de limpieza y desinfección.
 

Descubrir nuestros productos